JAIME MUÑOZ

        Nació en la ciudad heróica de Santa Ana, un 20 de Mayo de 1956. Estudió y se graduó de Bachiller del Instituto Nacional de Santa Ana (INSA). Cursó estudios superiores en la Universidad Nacional y debido a los cierres por parte de las autoridades militares del país, dejó truncada su carrera de Ingeniería Agronómica dedicándose a trabajar para sostener su familia.

       Empezó a escribir a "cierta edad" durante su adolescencia y no tiene "corriente" definida para inspirarse. Le escribe al amor, a la mujer, a la vida, a la muerte...
"a cualquier instante en que la inspiración llegue y me arrastre por sus caminos" Actualmente reside en la ciudad de Los Angeles, California, hacia donde se trasladó en el año de 1984.

SONETO DEL FUEGO
 
Fue la hora vencida, la tarde herida.
de mil explosiones murió el silencio.
la paz que reinaba perdióse en el fuego.
cien vidas, mil, no se, pagaron precio.

A la hora en que se moría ese día, el décimo
de aquél mil novescientos ochenta y uno,
la voz de un pueblo fue y pidióle al fuego
aplacar su tormento cruel, profundo.

Destrozada fue la voz del silencio
y fue nacida la voz del desprecio.
La vida tornóse en velas y entierros.

El ángel del odio extendió sus alas.
inútil fue el llanto. La oración: Vana.
todavía se derrama sangre hermana.
 
 
 
 
 
ENTRE LA LLUVIA Y TU AUSENCIA
 
Allá afuera llueve y hace frío en el alma mía
y adentro hace frío y llueve en mi corazón,
por que te has convertido en pan de cada día
y muero de hambre cuando no te veo yo.

Afuera llueve y te extraño niña linda,
muñeca hermosa hecha para una canción
en que de mil ángeles las vocecitas
en mil idiomas digan amor amor.

Afuera llueve y tu no vienes linda niña,
ausente durante el día has estado hoy,
y cuando escucho pasos que se avecinan
creo son los tuyos con su plic ploc, plic ploc.

Allá afuera llueve y hay una helada brisa
ansiando el poderoso calor del sol.
así yo ansío el calor de tu tibia risa
cayendo en el hielo de mi corazón.

Afuera llueve y mi negra piel se eriza
al recordar tus ojos café marrón,
y sólo ansío que el tiempo vaya de prisa
y verte mañana, no te he visto hoy.
 
DIOS MÍO, TÚ ME LA DISTE,
TÚ ME LA QUITASTE
 

Aún veo tus ojos
cómo dos gotas de miel,
para endulzar tu cara entristecida,
y tu mirada penetrada en mí
con una sed urgente
incapaz de ser saciada.
Tus ojos
Me contemplaron eternamente
como pregunta que en silencio
jamás quiso ser contestada.
y lloraron de placer
cuando de placer se complacieron.
y lloraron de dolor
cuando del dolor se compadecieron.

Dios mío que estás en mi
y también en todas partes:
Tu un día me los distes,
Tu un día me los quitastes.

Tu risa aún resuena con sus ecos
en el silencio de mi silencio entristecido.
siento que tu alegría efímera
va cayendo así, somnífera,
en mi corazón ayer bravío
y hoy herido…
herido, sí, de muerte,
por tu voz, chiquitita linda,
que te metes
en mis pensamientos a cada instante.
herido por tu risa
cosita linda, preciosa, encantadora,
que se mete así, furtiva,
entre mis sueños para entre sueños adorarte.

Dios mío que estás en mí
y también en todas partes:
Tu un día me la diste,
Tu un día me la quitaste.

Tus caricias aún están dormidas
en esta negra piel
que pegada a tu piel como la leche
nunca supo del cansancio.
y mis sudores aún los veo
acariciando tus sentires
y tus deseos despertando.
tus caricias están suavemente,
fielmente a mi cuerpo impregnadas
(Son caricias que así, de repente,
me hacen temblar
en mis noches desveladas,
y que ante el espejo se rebelan
para quedarse allí, sin importarles nada).

Dios mío que estás en mí
y también en todas partes:
Tu un día me las distes,
Tu un día me las quitastes.

Tu mujer, entera, toda,
con tu sencillez
y tu locura conjugadas,
con tus alegrías y tus tristezas
yendo juntas de la mano,
tu con tus risas y tus llantos,
tu con tus gritos y tus espasmos
derramados a la hora
del sexo consumado,
tu con el secreto de la mariposa
conociendo el orgasmo sostenido,
tu con tu casi total entrega
que me hizo dueño del mundo,
tu mujer, enterita, toda,
cosita linda, preciosa, encantadora,
corazón de melón, melón, melón:
Irás en mis recuerdos.
Irás en mis sentires.
Irás conmigo en mis auroras.
Irás conmigo a todas partes.

Dios mío que estás en mí
y también en todas partes:
Tu un día me la diste,
Tu un día me la quitaste.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PARA CANTARTE ESCOGÍ LA LIRA

A once años de haber vencido a la muerte
aún quedan en tu cuerpo cicatrices.
los relatos que guardas en tu mente
reconocerás como tus raíces.

Hoy que te veo jugar y reír alegre
miro que el dolor que al nacer sentiste
con tiempo y amor desaparece
y se alegra mi corazón !tan triste!

A once Agostos de merecer la vida,
de haber vencido a la tirana muerte,
para cantarte, hijo, escogí la lira
por que sus cuerdas solas bien se afinan,
por que en el poeta la voz estremece
por que oirás una canción nunca oída…

Es la canción que compusiera el duende
que inventó las esencias y la armonía
y que vive donde el arco-iris muere
al acorde de nunca oídas sinfonías.

No és un bolero, no és canción de cuna,
ni la bailarás al compás del son.
no és canción de playa con luz de luna,
no és fox-trot, rock and roll o charleston.

Es una mezcla de sonidos vagos
en una mente que dormir no podía
aún teniendo los ojos cerrados.

Y para dar a esos sonidos vida,
y que fluyan acordes, entonados,
escogí, hijo, la ya olvidada lira.

 
 
 
 
 
 
 

A TI PATRIA QUERIDA

Hoy, separado de ti por la distancia, patria mia
que ayer fuiste presa fácil de la angustia y el dolor,
a ti van mis pensamientos y mis oraciones día a día
para que en ti reine siempre la paz !Oh El Salvador!

Y si al partir sin temores arriesgue la vida mía
buscando un porvenir lejos del llanto y del dolor,
hoy al par de mis ruegos porque sanen tus heridas
te doy mi fiel mano al luchar por un mundo mejor.

A Dios le pido que se me de suficiente vida
para verte florecer con orgullo y con honor.
sé que a mi regreso puedo llevar la frente erguida
tierra mía por quién en la distancia he luchado yo.

 

 

Tamen

Sigue......JAIME MUÑOZ II
Continúa>>>>>>JOSÉ ROSALES
CHALATENANGO
GUANACOS
Regreso RINCÓN CUSCATLECO
CUACATLÁN ÍNDICE