LUCIO CAPPELLARO

        Lucio A. Cappellaro Z. nació en el més de enero de 1973 en la ciudad de Santa Tecla, La
Libertad. Siendo tan sólo un adolescente emigra hacia México, país en el cual radica por seis meses, para luego viajar a la ciudad de Toronto, Canadá, donde reside hasta el día de hoy.
       Actualmente estudia consejería (trabajo social) en un colegio comunitario de Toronto. Ha publicado en algunas antologías escolares, lo mismo que en la revista
"El Trompudo" , de la cual es uno de sus fundadores. Su primer libro "Poemas de Lavadero" se encuentra en proceso de ser publicado. Su segundo trabajo, "La Sonrisa Forzada", se encuentra casi terminado. Escribe para exponer su arte al mundo y para poner en alto el nombre de su querida patria, El Salvador.

CAMINO A LA INTEMPERIE
(para mi abuelita Gloria)

Quisiera darle vuelta al tiempo
y volver a ser un retoño de hombre,
correr libre por el patio de mi casa,
caminar a la escuela bajo el delicioso
aroma de los azahares matutinos
y no tener más preocupaciones que hacer mis tareas
ni más diversión que jugar fútbol contra las paredes.

Quisiera volver a ser un hombre de nueve o tal vez once años
que soñaba con magos y hadas
y a quien su abuelita le acariciaba sus cabellos con cariño
a quien no le acomplejaban sus defectos
y a quien su inocencia le llenaba las ilusiones.

Quisiera torturar el reloj,
para que me devuelva mi felicidad,
y así inyectar lealtad en las venas
de todos los que me han abandonado.

Pero no es posible,
los azahares ya no existen
y mis sueños ya no son de magos y de hadas.
Mis defectos me acomplejan
y mis ilusiones se me llenan de inocencia
camino a la intemperie
y muchas veces lo único que quiero y necesito
es que mi abuelita viviera
para que así acariciara mis cabellos como antes.

QUISIERA HABLAR DEL MAR

Quisiera hablar del mar,
de como su marea seduce la fatigada pupila de mis ojos,
Quisiera hablar del mar,
de como sus murmullos acarician la delicada grandeza de mis oidos.
Quisiera hablar del mar,
de como su agua traiciona la ignorancia de mi lengua.
Quisiera hablar del mar,
de como inmensidad acoge la pequeñez de mi piel.
Quisiera hablar del mar,
de como su aroma entretiene mi atónita nariz.

Quisiera hablar del mar,
de aquel mar frente al puerto de La Libertad,
de aquella marea de Los Cóbanos,
de aquellos murmullos en El Majagual,
de aquella agua en el puerto de Acajutla,
de aquella inmensidad en la barra de Santiago.

Quisiera estar en el mar.
Pero esta agua que moja mis pies,
esta arena que abraza mis dedos,
esta brisa que besa mi pecho,
este aroma que engaña mi olfato,
estos murmullos que atarantan mis oidos,
este lago disfrazado de mar, me lo impiden.
Y estos gansos canadienses que estan alzando el vuelo
se llevan en sus alas la noche
que me estaba torturando.

  anicircle09_green.gifanicircle09_green.gifanicircle09_green.gif
anicircle09_green.gifanicircle09_green.gifanicircle09_green.gif

EL ÉXTASIS DE TUS INSTINTOS
(para Jessica)

Tu cuerpo desnudo,
la pasión corriendo por tus entrepiernas
el sudor quemando tus senos
tus muslos acogiendo tibiamente los deseos más prohibidos
tu boca acariciando con firmeza de la lujuria,
una lengua platicando con la intimidad de tus caderas
el vaivén de tu cintura encendiendo la hoguera de tus impulsos
tus nalgas señalando la proximidad del cielo
tu vientre ardiendo con el oleaje de los besos,
tu nuca sirviéndole de ancla a la perversión
tus labios explotando la piel del placer
tu voz el gimiente mensajero de tus deseos.

Tu cuerpo desnudo,
tu corazón palpitando cual huracán
el olor a pasión todavía perdura en tu nariz,
el sabor de la lujuria todavía vive en tu boca
el calor del placer aún persiste entre tus piernas.
Pensás en mi y en lo mucho que me querés,
cerrás tus ojos y sabés lo mucho que me necesitás.
La pasión vuelve a tus manos
y el deseo vuelve a visitar tus muslos,
el placer vuelve a recorrer tu cuerpo
la lujuria viola la blanqueza de tus pechos,
tu pubis acoge la desesperación de tus dedos,
tus nalgas sufren por no poder ver el cielo
tus muslos dan paso al éxtasis de tus instintos.
Pensás en mi y en lo mucho que me querés,
cerrás tus ojos y sabés lo mucho que me necesitás.
Susurrás mi nombre,
mirás a tu costado...
y no soy yo quien duerme entre tus sábanas.

MI MOCHILA ESTA LLENA

Ya viste,
la soledad no perforó mi estómago.
La falta de caricias
no desgarró mi alma.
Ya viste,
el diluvio de tristeza no pudo ahogar mi fe.
El fuego de mi pecho
no se secó sin tus besos.
La sobredosis de traición
no pudo silenciar esos gritos de vida que salen de mis ojos.

Aquí estoy ya,
cansado pero dispuesto a seguir.
no ha sido facil caminar descalzo
sobre cristales rotos que se disfrazan de recuerdos.
Tampoco ha sido facil hacerle el amor
a la luna eclipsada por la indiferencia.
No ha sido placentero
perderme en la amargura del odio,
ni en el fondo de tanta botella
que al final solo se burló de mi.

Y sigo estando aquí,
sangrando, pero aquí.
las cadenas del engaño
no pudieron romper mi espalda.
Las quemantes lágrimas
no pudieron quebrar mis sueños.
Los flagelantes golpes de la frustración,
no pudieron negarme de la poca felicidad que sentí.

No.
Te equivocás si pensás que no fue dificil.
Fue muy dificil escapar
de la inmisericorde traición,
fue muy dificil aguantar los doce rounds
metido en un ring con la enagenada desesperación.
Fue muy dificil conquistar
la inequívoca frialdad de mi almohada.

Y asi, sigo aqui.
Un poco sucio y vapuleado.
Me arrastraron por el lodo,
me robaron mis ilusiones,
me clavaron espinas en el corazón,
me llevaron al borde de la locura,
me hicieron contemplar muy de cerca aquellas pastillitas,
me convencieron de que mirara al suelo 30 pisos para abajo,
me perdieron en muchas noches de desvelo,
me condujeron a flaquear ante mis puños.

Quisieron quebrarme,
quisieron quebrar mis sueños,
quisieron matarme el alma,
romperme las ambiciones.
Me quitaron sus besos, sus caricias
con la intención de verme morir
con la esperanza que volviera a levantarme.

Tengo algo que decir.
Casi lo lograron.
esto no es una guerra,
sin embargo no me derrotaron,
no pudieron encontrarme culpable de sus faltas, sus inseguridades.
Y estoy aqui, de pié.
¡Mírenme, Hijos de Puta!
no pudieron conmigo,
no acabaron conmigo sus traiciones.
¡Mírenme cerotes!
aqui estoy
con más ganas de seguir que antes
con mi mochila llena de sueños
y con la vista puesta hacia adelante.

EN LA CIMA
(Homenaje a Alfredo Espino)

El aire es puro y extraño,
la vista es indescriptible;
en la cima no hay más que tranquilidad
y miradas de cariño y amor
hacia todo eso que tengo a mis piés
y a mi costado.

Aqui no existe el llanto,
el dolor, el sufrimiento
solo mis pulmones
que se desintoxican del smog
y mi corazón
que cada vez se familiariza más con la felicidad,
aqui solo hay pajaros y ardillas
y gusanos y mariposas,
solo hay lindas flores...

Y me reciben los bosques
y me acoge la montaña
y me abraza y me hace sentir bienvenido,
¡haberlo imaginado!, yo, el feo,
enmedio de tanta belleza
acompañado por tanta belleza,
sintiéndome tan bueno, tan libre
y tan pequeño en esta inmensidad
y beso y abrazo y quiero
a toda esta belleza.

Desde aqui se ve el mar,
y, como dijera un poeta de mi patria:
"¡Dos alas!... ¡quién tuviera dos alas para el vuelo!"...

  

Tamen

Sigue>>>>>>DANNY MARTINEZ
Continúa......CALLEJÓN HUMORISMO
REGRESO RINCÓN II
GUANACOLOR
PINTORES CUSCATLECOS
CUSCATLÁN ÍNDICE