LA FAMILIA de LEÓN
Flor Esencia de Una Hidra
 

        La Teoría de la Conspiración...

        Cualquier movimiento de cambio socio-económico que se da acéfalo y espontáneo difícilmente logra triunfar. Las revoluciones exitosas han sido las previamente planeadas por un reducido número de siniestras sombras que manejan los hilos de los eventos y que han sido aludidos con calificativo de intelectuales.
        A base de ridiculizar mil veces la palabra conspiración en los últimos decenios, hoy parece una palabra inverosímil y risible. Pero la historia aún la sostiene con seriedad.

Las Logias Masónicas

Eduardo VII, rey de Inglaterra, con la vestimenta de Gran Maestre masón.

Después de siglos de "edades oscuras", donde la ciencia e investigación eran pecado y su práctica se castigaba severamente, llegó el Renacimiento. El pensamiento idílico-ideológico rasgó las edades oscuras. Así, en 1723, nació oficialmente una "sociedad de libre pensamiento" que hoy se conoce como secta masónica, o Los Masones (albañiles, en francés). Estas sectas en el siglo XVIII eran secretas y avanzaron el pensamiento idílico convirtiéndolo en pensamiento intelectual, progresista, y le ponían tinte científico.
 
Avocando por el "libre pensamiento y la tolerancia" reclutó muchos seguidores, entre ellos han habido, hasta hoy día, reyes, emperadores, nobles, plebeyos, burgueses, hombres de todas las ciencias y casi todas las religiones, políticos, gobernantes, ricos y pobres; pero sobre todo, miembros fueron la mayoría de los líderes independentistas que hoy son conocidos y venerados como "próceres".
 
George Washington, Benjamín Franklin, Simón Bolívar, Francisco Miranda, San Martín, Francisco Morazán, Benito Juárez, etc... Todos fueron masones; pero también fueron las mentes que planearon e iniciaron las revoluciones e independencia de las colonias más importantes de América.
        El primer chispazo de revolución en América se planificó, en 1773, en una placentera taberna de Boston llamada "El Dragón Verde". Allí se reunía la logia masónica de San Andrés.
        La dureza de la corona inglesa en sus colonias había alienado a los colonos y la sumisión de éstos estaba llegando a su clímax..., pero no había liderazgo que emprendiera una organizada revolución.
        La decisión de los ingleses de excluir las colonias del negocio del té rebasó la cólera y la indecisión de muchos.
        En la taberna del Dragón Verde, no todos los miembros de la logia apoyaban el movimiento patriótico, pero los líderes masones Paul Revere, John Hancock, Samuel Adams y Joseph Warren trazaron el plan que inició las gestas revolucionarias independentistas.
        Los líderes y miembros de la logia de San Andrés en el Dragón Verde se disfrazaron de indios Mohawk y lideraron el ataque a los barcos llenos de té, en el puerto de Boston, arrojando las cajas al mar.
        Con este golpe planeado y subrepticio se inició la gesta revolucionaria en las colonias inglesas, que rápidamente se expandió al resto de América en los siguientes 50 años...
Pero la guerra gringa fue virtualmente una primera guerra civil. Todos los colonos eran raza blanca, o "caucasian". No hubo mestizos, indios, ni negros que participaran significantemente en esa guerra de "independencia". La mayoría eran criollos ingleses, pero también holandeses, alemanes, escandinavos... todos europeos... El inglés raramente mezcla su sangre mientras que la del español es la más mezclada de toda Europa.
 
Aún hoy puedo afirmar que tengo más de 30 años de vivir en USA y sigo sin conocer un mestizo gringo nato..., decir, iroquí/gringo, cheyenne/gringo, apache/gringo... La opinión que he sacado es que el conquistador y colono alglosajón liquidó lo más que pudo de su población aborigen, no mezcló su sangre, ni quiso vivir con ellos.
 
En 1628, al llegar los colonos peregrinos, entre 8-10 millones de indios vivían sólo en el hoy área de Estados Unidos..., hoy apenas son el 0.8% (censo1990/Enciclopedia Encarta/2002) y viven en campos de concentración que eufemísticamente llaman "reservaciones indias"... Allí, reducidos, se les ha dado autonomía en la minúscula parcela de tierra cedida... ¡Y no pagan impuestos por cazar, pescar, poseer casinos, y libre tránsito de alcohol...! Pero hasta allí nomás...  
 
 

Washington con el atuendo de
Gran Maestre masón

  Nacimiento de la Proto-Oligarquía
La Familia de León

El aristócrata patriarca de la Familia de León trazaba sus ancestros desde los conquistadores y antes de morir heredó su inmensa fortuna a las cinco ramas de la familia: Aguilar, Arce, Delgado, Arauzamendi, y Lara.
 
Refiere el Dr. e Historiador Manuel Gallardo en sus "Papeles Autobiográficos", volumen II:

        "Volviendo al San Salvador de las postrimerías del siglo XVIII, encontramos un documento muy interesante para el estudio del círculo familiar de los Proceres que nos dieron nuestra Independencia. El 15 de Noviembre de 1791 formalizaba su testamento el presbítero don Pedro Manuel de León y Lobato... Además de dejarle a sus sobrinos (hermanos Aguilar) cuantiosas rentas (capellanías), nos hace ver el estrecho parentesco de nuestros Próceres entre sí, por lo que podemos tener a la familia de León, tronco de casi todos ellos, como la familia Protoindependiente de Centro América, a la vez que descendiente de Sancho de Barahona, compañero de Pedro de Alvarado y probablemente de los de León y Cardona, igualmente conquistadores y fundadores de Quezaltenango ".
       Los principales próceres de la independencia salvadoreña fueron miembros de esta Familia criolla de León: José Matías Delgado, Manuel José Arce, Los hermanos Aguilar, los hermanos Lara, José Simeón Cañas, los hermanos Arauzamendi, etcétera. Todos hermanos, medio hermanos, tíos, o primos en diferentes grados... Por ejemplo el padre de los hermanos Aguilar era el Capitán don Manuel de Aguilar y de León, quien era tío de José Matías Delgado, quien, a su vez, era primo de los Padre Aguilar y José Arce; mientras la hermana de los Aguilar (Doña Ana) era la madre de los hermanos Mariano y Domingo Antonio de Lara, nietos de Delgado... La gran Familia de León inició la tradición de casar hijos e hijas, ya ramificados entre ellos mismos, para no "diluir linaje y riqueza"; y todos eran terratenientes, hacendados, jurisconsultos, curas..., y sobre todo miembros de la "primera" familia de San Salvador, quizás la más rica; pero, sobretodo, esta familia fue ejemplo progenitor natural de las consiguientes familias oligarcas, que aliadas a los extranjeros próximos arribar, virtualmente aún tienen el poder en El Salvador.
       "El testador mencionado dejó una renta de $ 8.900 anuales a sus sobrinos -sigue contando el Dr. Manuel Gallardo-, hijos de su primo hermano el Capitán don Manuel de Aguilar y de León, que deben salir de los censos de las haciendas, "Los Lagartos" en Sonsonate, "San Diego" en Nejapa y de unas casas en San Salvador. A sus sobrinos, hijos de su hermana Doña Manuela de León y Lobato, casado con Don José de Arce, que fueron 16 por todo... les deja $ 2.000 de renta anual. Finalmente... deja mil pesos en efectivo para entregarse a  Doña Josefa de Aguilar, esposa de su sobrino Manuel de Aranzamendi y de León y nuera de su hermana  Doña Ignacia de León y Lobato, para que los use no para cancelar las deudas de su marido sino para subsanar las indigencias de la familia". Y continuando con las prodigalidades del rico patriarca Manuel Gallardo enfatiza "y aquellos hijos de otra hermana Doña Manuela, casada con don Pedro Delgado, que fueron 7, les deja $ 2.000 de renta anual"... Se refiere a José Matías Delgado de León y sus seis hermanos que eran sobrinos directos del millonario patriarca.
        Pero en esos tiempos cuando se hablaba de "pesos" se hablaba de Pesos Oro.
        En mis pesquisas para comprender lo mejor posible la riqueza de este dadivoso patriarca, encontré que en los primeros tiempos de la Colonia no se podía acuñar moneda propiamente dicha, tanto porque no se contaba con los medios para ello, como porque los derechos de acuñación se reservaban exclusivamente al monarca. Por lo tanto, se adoptó el recurso de pesar el oro relacionándolo con la unidad principal de aquella época, o sea, el "castellano" (media libra de oro); es decir, se tomaba un peso en oro igual al peso de un castellano. De aquí derivó la aplicación del nombre de "peso" a casi todas las monedas de los países americanos, que se convirtió, de cuenta, en una pieza acuñada.
        El Maravedí, por otra parte, fue la moneda española durante la ocupación de los moros y sobrevivió aún después de la salida de estos. Un sólo "peso oro", de aquellos días, equivalía a 500 maravedíes, y el maravedí se dividía en ocho tomines y el tomín en dos reales. El maravedí equivaldría, en moneda actual, alrededor de $100 dólares... ¡Una enorme fortuna aún hoy día!... Así no es sorpresa que Manuel José Arce se auto-financiaba sus propias guerras criollicidas...
       "Es conocido que el Libertador Presbítero José Simeón Cañas y Villacorta, hijo favorito de Zacatecoluca (1767-1838), siempre se vio como pariente cercano con los proceres de San Salvador; posiblemente sea nieto del matrimonio de Mariana de León y de don Francisco de Cañas, del cual existe prueba documental. Y no hay que olvidar que una hermana del Libertador casó con el doctor en Medicina, Santiago Célis, el primer mártir de la Independencia".
        Y para cerrar el círculo, enfatiza el Dr. Manuel Gallardo "Aún fuera del matrimonio hay lazos con otro de los máximos valores entre nuestros Proceres: así como el Sur tuvo a O´Higgins y Murillo y el Norte a Hamilton y Gálvez, en El Salvador en un hogar no sancionado por el matrimonio, nació uno de los más grandes de nuestros hombres: Juan Manuel Rodríguez, pariente del padre Delgado, quizá un medio hermano..."
         El historiador trata de disculpar el desliz (tan vergonzozo en aquella época) del padre de Matías Delgado sacando a relucir hijos ilegítimos como O´Higgins y Hamilton. Se deduce de esto que Juan Manuel Rodríguez era hijo ilegítimo con sangre mestiza, resultado de amores ilícitos de Pedro Delgado, de orígen panameño y padre de José Matías Delgado, con una mestiza, cosa aún más común en los subsecuentes siglos. Por ser mestizo (aunque de la mejor familia por su rama paterna) las leyes de la colonia no le permitían a Rodríguez aspirar más de lo que era: Administrador de Hacienda, el más alto cargo para un mestizo.
        Roque Dalton, en su Monografía, proporciona algunas de las posesiones de tierra cuzcatleca, por parte de algunos Próceres de la familia de León:
        José Matías Delgado de León Hacienda Buena Vista (San Salvador): 24 caballerías
        
Manuel José Arce F. de León : Hacienda Ichanquezo (san salv.) 24 caballerías; Hacienda San Lucas (San Salv.) 63 caballerías; Hacienda San Diego (San Salv.) 15 caballerías; Hacienda San Lucas (Opico) 80 caballerías
       
José Simeón Cañas (primo de Arce y Delgado): Hacienda Jalponguita (Zacatecoluca) 27 caballerías.
        Las haciendas cultivaban añil, maíz, tabaco y eran centros ganaderos.
        Estos próceres criollos hacendados tenían enorme interés político y económico en ver realizada la independencia... media vez el sistema clasicista imperante se mantuviera a su favor, se respetaran sus privilegios..., y depositaran en ellos el poder político.
        Entonces, en 1811, se dio el "primer grito de independencia".

Tamen

Sigue>>>>PRIMER Y SEGUNDO GRITO
Continúa.....TERCER GRITO
REGRESO SEÑORÍO DE CUZCATLÁN
PATRIA EXACTA
BLOG CUSCATLÁN
ECOS DE SAN SALVADOR
BLOG CUSCATLÁN
CUSCATLÁN ÍNDICE