LA GUERRA DEL FÚTBOL
1969

        La Guerra con Honduras sólo se recuerda por su nombre, y en el extranjero la bautizaron como "La Guerra del Fútbol". Pero la razón de ella no fué estrictamente el fútbol; ésto, que hoy comparto, lo escribí en 1970... lo he revisado dando mi punto de vista personal, sin que necesariamente sea el correcto; la absoluta certidumbre es una de las desventajas y retos de la Historia, pues es una ciencia inexacta, lo cual conlleva a leer dos o varios puntos de vista de un hecho histórico para llegar lo más cerca posible a la verdad, pero nunca a la absoluta verdad... como se logra en las Ciencias Matemáticas.

         En Julio de 1969 estalló la famosa "Guerra del Fútbol" entre Honduras y El Salvador. Sucede que el fútbol es la pasión deportiva nacional de toda América y del mundo... ¡cosa curiosa!... excepto Estados Unidos y los países hispanos que este ha invadido; ¡allí la pasión es el béisbol!.
Era evidente esa pasión y tensión de la gente cuando se trataba de fútbol, y más aún cuando llegaron las eliminatorias para la Copa "Jules Rimet" a celebrarse en "Méjico" en 1970, cuando en Mi País aún erróneamente se llamaba oficialmente Méjico al gigante vecino del norte.
        El primer partido eliminatorio se llevó a cabo en Tegucigalpa, Honduras, y faltando escasos minutos para terminar el mascón, nos clavan un gol y se perdió uno a cero. El siguiente día los medios de difusión pregonaron que: -"a la selección no se le dejó dormir la noche anterior por miles de hondureños haciendo bulla y serenateando al hotel... y el hotel les dio comida que los enfermó con diarreas...".
        El siguiente sábado le tocó visitar a la selección hondureña, miles de salvadoreños pasaron toda la noche serenateando y haciendo bullicio en el ahora difunto hotel Nuevo San Salvador, pegado al también ya difunto correo. El domingo del partido, el Flor Blanca estaba hasta el topete, y desde las ocho de la mañana, por la radio, se comenzó a pedir que no llegaran más al estadio porque no cabía ni una mosca y que el partido se iba a televisar en vivo a todo el país.
        Todo el país estaba pegado al Gato del Canal 4, esperando las once de la mañana... ¡Y con 2 goles de Mon Martínez, El Salvador ganó 3x0!... ¡Quedaba el partido decisivo en Méjico!... ...Pero mientras, miles de salvadoreños que llegaron y habían establecido en Honduras muchos años atrás, empezaron a llegar expulsados y contando -"...Qué había una 'Mancha Brava' que perseguía, violaba y asesinaba salvadoreños y cuyo jefe era el Coronel Padilla"... Los diarios capitalinos le apodaron "El Chacal de Olancho".
        Y así de fácil, el resultado de este partido, aunado con la enorme propaganda por Tv y radio de ambos gobiernos, encendió el orgullo patriotero de las naciones hermanas, y aún viendo el peligro de una guerra, la excitación de las eliminatorias cegó a la gente.
        La Tv y radio siempre hacían mofa de OLA (Oswaldo López Arellano) el General-Dictador de turno de Honduras en aquella época... un mes antes del mascón en Méjico, la número uno en la radio era "un pájaro picón, picón". Pero en las calles empezó a circular "Las Letanías" que sería la número uno idiosincrasia, vulgaridad, o patrioterismo, como se quiera llamar, pero también podría haber sido el producto de la propaganda intensa del gobierno para encender los ánimos y "machismo" del pueblo contra los hermanos hondureños... y la composición de Albertico Hernández que también se conocía como el Credo de La Selección, en parte decía así:
"Creo en Pipo y en Mon
por que al pobre de Varela
de tantos fuertes trallazos
el culo le harán pedazos
y lo dejarán cagón
...San Blas de la Piedra Poma
perdódanos tanta broma...
 
Creo en Monge y Acevedo
que no jugarán con miedo
y que al pobre de Wells
de tanto ir y venir
lo harán que se tire un pedo.
...San Blas de la Piedra Poma
perdónanos tanta broma...
Creo también en el Pulpo
que no se diga que es nulo
y cuando agarre la bola
les toque también el culo
...San Blas de la Piedra Poma
perdónanos tanta broma...
 
Creo en el Ruso y Cabezas
que no andarán con pereza
y jugarán con más ganas
y los pobres Hondureños
se moverán en la cancha
como putas en la cama
...San Blas de la piedra poma
perdónanos tanta broma...
Creo en Rivas y en Mariona
que han de parar a Cardona
y no quedarán a gusto
hasta meterle la mona.
...San Blas de Piedra Poma
prdónanos tanta broma...
 
Y creo en la selección
porque todo aquél cabrón
que se diga que es hondureño
le pondremos de castigo
atravezarle el chiquito
con un leño salvadoreño.
...San Blas de la Piedra poma
perdónanos tanta broma...
        Llegó la noche del 27 de Junio, y el partido decisivo en el Azteca de Méjico, y con gol de Pipo Rodríguez, la Selección Nacional le gana a Honduras 3x2 en tiempo extra.
        La alegría en el país fue inmensa, en la capital, la gente salió a las calles a celebrar con abrazos, gritos y pólvora, lo mismo en otras grandes ciudades; las bocinas de los carros no cesaban de sonar... ¡Y eso que aún se tenía que jugar contra Haití para clasificar!... ¡Pero lo que siguió fue inconcebible!... que todo fue cierto, no lo sé, pero el gobierno dijo después que "300 mil Salvadoreños" fueron expulsados de Honduras... y los matutinos empezaron a reportar atrocidades que los hondureños estaban haciendo a los salvadoreños. Los noticieros mostraban por Tv los muchos salvadoreños que empezaron a cruzar todos los días el puente fronterizo del río Goascorán...  al ver las noticias dramatizadas, los sentimientos del pueblo se encendieron, yo mismo fui engañado con esta propaganda fabricada.
        Pasaron años cuando, leyendo, me di cuenta que yo, como dos y medio millones de salvadoreños, ¡habíamos sido engañados!... ¡Era inconcebible que por un partido de fútbol se tuviera que ir a la guerra!, tenía que haber sido algo más profundo, algo que la propaganda controlada por la élite ocultaba, y una cosa cierta es que las raíces del conflicto fueron guardadas del pueblo, pues las relaciones de los dos gobiernos ya estaban deterioradas!.
        Una de las opiniones contrarias a la versión oficial, y con la cual acuerdo, difiere grandemente con ella, ellos alegan que el recién creado Mercado Común Centroamericano había desarrollado envidia económica entre las "burguesas" empresas privadas de los dos países, y esto había degenerado en disputas y envidias comerciales. Las exportaciones salvadoreñas a Honduras se sextuplicaron, mientras las hondureñas sólo se duplicaron; pero esto sólo lo entendían unos pocos, la masa del pueblo no sabía, y si se hablaba de ello en los diarios o la radio, se hacía de modo que no lo entenderían, y así usaron el fútbol como excusa, y las presentes eliminatorias como mecha detonante.
        La guerra de las Cien Horas comenzó el 14 de Julio de 1969 cuando de repente, a las 6 de la tarde, el país entero cayó en oscuras.
        Nadie sabía que pasaba pues la energía eléctrica fue cortada. A medianoche, por medio de radios portátiles de onda corta, se agarró una estación tica, y se supo que la “valiente” aviación salvadoreña había hecho un ataque sorpresa "tipo israelí" contra la poderosa aviación hondureña y había destruido la mitad de esta...
        ¡Todo de repente me encontraba en medio de una guerra!. Nadie durmió esa noche, se decía que la "mitad de la poderosa aviación hondureña" venía a bombardear la capital y el aeropuerto. Para colmo, el "Excelentísimo Señor Presidente de la República General Fidel Sánchez Hernández", un individuo de extremada corta estatura para ser militar, calvo y "cholito" a quién la masa del pueblo llamaba despectivamente "tapón", habló por la radio, a las dos de la madrugada, la electricidad regresó por quizás 20 minutos para el mensaje, después de la paja patriotera advirtió a la gente que vivía en la ciudad de Ilopango, y las colonias aledañas al aeropuerto, no salieran de sus casas y durmieran debajo de las camas.

        Pero en 1969 solo la colonia Santa Lucía y la ciudad de Ilopango estaban construidos próximo al único aeropuerto del país: El Aeropuerto de Ilopango, que a su vez era la base militar de la aviación. Los vecinos de toda la colonia nos encontrábamos esa noche en angustia esperando el bombardeo.
        Al amanecer, dos aviones hondureños arrojaron dos bombas cada uno y se elevaron. Los bombazos seguidos por el estruendo de las antiaéreas nos despertó a los dormidos y salí a curiosear con mi padre. Las baterías antiaéreas no cesaban de disparar lo que me pareció bolas de fuego que subían altísimo hurgando el cielo; allá, más alto aún, logré ver dos pequeños aviones que volaban en círculos. Sólo habían arrojado una o dos "bombitas", pero al estruendo de la antiaéreas se elevaron, nunca más bajaron y al poco rato desaparecieron... ¡y nunca más volvieron!...
        Los aviones de los dos países eran viejos "Mustangs" y "Corsarios", desperdicios de la Segunda Guerra Mundial, ambos ejércitos estaban mal entrenados y aún usaban armas de la Primera Guerra Mundial, algunos calladitos decían que sólo era una guerra de pigmeos.
        Pasamos dos días sin poder salir a las calles, al tercer día los vecinos se juntaron en grupos de padres de familia del pasaje y se tuvieron que aventurar a salir porque se acabó la comida. Las pocas emisoras AM de la nación estaban en "la gran cadena nacional" con Radio Nacional todo el santo día dando "comunicados de guerra", elevando y dándole paja a la "gloriosa Fuerza Armada" y echando veneno contra López Arellano y los hondureños, la Tv también estaba en "Cadena Nacional". Para variar, también "HRN", o la Radio Nacional Hondureña, se oía en la capital, dándonos cuenta que desparramaban el mismo veneno que la radio salvadoreña.
        Tapón orgullosamente anunció la caída de la Cabecera Departamental catracha de Nueva Ocotepeque en el frente occidental.
        El Frente Occidental estaba al mando del "héroe, General Medrano", a quien se le conocía cómo "el Loco”, o “Chele Medrano", Director de la "benemérita" Guardia Nacional y alegado agente de la CIA para Centroamérica. Pero lo que sólo los hondureños recuerdan, pues a nosotros se nos ocultó, son los robos de bancos, ganado, y sanguinarias masacres de campesinos hondureños que este individuo hizo.
        Por fin, la guerra fue parada por los gringos el sexto día, con El Salvador habiendo conquistado y luego devuelto pequeños pueblos y caseríos a Honduras ¡y nunca se supo fijamente cuantos murieron!... sólo se decía "de miles de muertos entre los dos bandos"... La propaganda proclamó victoria y la bienvenida de regreso de la "heroica Fuerza Armada" fue apoteósica. Yo mismo estuve presente bajo el sol y 34 grados de calor viendo desfilar "al victorioso ejercito" en la Calle Rubén Darío y en el Flor Blanca, ¡en el que no cabía ni una mosca!... ¡Y el día fue decretado feriado nacional con asueto!
 
        ¡...Por los mismos días que se firmaba el "armisticio de paz" de la guerra anticuada, Neil Armstrong se convertía en el primer hombre en poner un pie en la Luna...!

Tamen

Sigue.......PERSEVERANCIA
Continúa>>>>>EL VIAJE
ÍNDICE Tamen
A COLOR, BLANCO Y NEGRO ES HERMANDAD
MUSEO CIBERNÉTICO
RAÍCES LATINAS DE LA POESÍA
SEÑORÍO DE CUZCATLÁN
BLOG CUSCATLÁN
CUSCATLÁN ÍNDICE