MARIO BENCASTRO

        "Vato guanaco loco" representa otra incursión del autor de las novelas "Disparo en la catedral" y "Odisea del norte" en la cultura popular de su tierra. A la presente obra define un afán por registrar ese fenómeno lingüístico denominado "caliche", al cual Mario Bencastro aquí recurre para hacer literatura y reflejar la gracia, la inventiva, el buen humor y sobre todo el espíritu rebelde e incorregible del salvadoreño, ese ser humano que por razones políticas y económicas ha emigrado a todos los rincones del planeta para convertirse en ciudadano del mundo, el que ahora recorre llevando celosamente al hombro su rica "matata" cultural. Caracterizado por un profundo amor a su diminuta tierra de origen, el moderno pipil es salvadoreño en todas partes, y aunque ahora también habla inglés, francés, alemán, japonés y árabe, usa el "caliche" para expresarse espontáneamente entre los suyos. La presente obra destaca un ser humano que a pesar de encontrarse lejos de su tierra, decidió nunca olvidarla y mantenerla viva a toda costa, aun mediante el uso de la jerga materna.
        "Vato guanaco loco", parte de la colección de relatos "Carmelo el mojarra", y la novela "Odisea del Norte", marcan el inicio de la literatura de Bencastro dedicada a la emigración, tema sin lugar a dudas vasto y rico en verdades universales y, sobre todo, en drama humano, centro de la literatura de todos los tiempos.
       Dedicancia.
       Este rap en caliche, cuenterete, pila, onda, patín, o como puercas le quieran llamar, va para todita la mara salvatruca, puesí veá, para los que están haciendo la cacha por sobrevivir en la querida Guanacia, y los que andan echando el bofe por los andurriales del mundo, demostrando que los guanacos no le arrugamos la cara a nada y, puesí, que somos de plan y ladera, y que cuando decimos este macho es mi mula no nos detienen ríos, fronteras, mares, desiertos ni montañas, puesí pué, porque ya sea allá, aquí o en cualquier refundidero del mundo, decir guanaco, o salvatruco, es lo mismo que decir cachimbón. He dicho.

VATO GUANACO LOCO
(Rap en Caliche)

"Vato guanaco loco
que en el Norte se rompe el coco
echando riata como loco
que dejó su tierra
por la guerra perra
se vino a los Yunaites
volando caites,
a puro calcetín,
y ahora vive bien Agustín,
you know what I mean?"

        La mara bailaba al ritmo del rap que la Banda Mojarra tocaba y yo, el mero masucho, el vato guanaco loco, cantaba con ritmo, humor y emoción, bien empilado, casi pelado, por que el nightclub era de primera, en la Zona Rosa de San Salvador, donde asistían chamacos con bolas, cheros bien chivos, bichas olorosas, chulas, cargadas de joyas, mara bien portada, nada chúcara, sin bonche y, aunque no sabía bailar rap, por lo menos trataba, o le valía sombrilla al calor de las birrias, porque el rap no es cumbia ni merengue, lo que más bailaban allí, hay que tener por lo menos una gota de sangre negra, feeling and soul como dicen los raperos de los Yunaites, y esta mara guanaca, de Africa no tiene ni jota, ni de Caribe, salvo algunos como yo que nacieron en Chinameca donde, por caprichos del destino, algunos morenos huyendo de la esclavitud en Honduras se radicaron y se mezclaron con los descendientes de los pipiles, y de ahí vengo yo...

 
 

"Vato guanaco pelado
en su tierra un desgraciado
un pelagatos,
un comesapos,
ahora maneja dólar
tiene las bolas
se da el gran taco
de gran guanaco
gran gastador
casas en San Salvador
vacas en San Miguel
todo de él
producto de echar el bofe
guardarlo todo en el cofre
ya no es un pelagatos
ahora es el gran vato
tiene mil primos
con muchos mimos
le piden dólar
pues tiene bolas
un gran señor
bien Agustín
todo catrín
you know what I mean?"

        La majada no se cansaba de bailar porque ya estaba cachuda, y yo me sentía como gallo en su patio, chévere, campeón, porque tener éxito en su tierra sí que es vida y los demás es miseria, como decía Aniceto, no el de atrás sino Porsisoca, y encima de eso nos pagaron buenas fichas, nos maiciaron bien, nos trataron vergonísimamente, como a los grandes artistas, como si fuéramos Alvaro Torres, y hasta nos brindaron el pasaje en avión, lo cual nunca hubiera sucedido antes, pues ¿cómo un pelagatos como yo, caitudo, trompudo y miserable, iba a ser invitado especial en el mejor nightclub de la Zona Rosa? ni en sueños, mejor que te salga la corcovita como decía mi abuelita, la pobrecita, negrita, abandonada en su covachita, pero fue ella la que me dio el sabor, el feeling y el soul con que te canto, te bailo y te compongo, pues yo el rap me lo quito y me lo pongo, porque soy música viviente, eso que los otros no tenían y que posiblemente fue la razón del premio, del primer lugar que ganamos en el Festival de la Canción en los Yunaites, lo que nos hizo famosos de la noche a la mañana, y que el rap del Vato Guanaco Loco se escuchara en Sábado Gigante, presentado por Don Francisco, se oyera en todas las radios latinas de los Estados Unidos y que vendiéramos discos como pupusas de chicharrón, por eso mismo estábamos allí, cantando y haciendo bailar a la mara de El Salvador, con el rap que todos querían escuchar, cantar, bailar...

"Vato Guanaco Loco
su olor importa poco
pues son sus bolas
que por sí solas
sostienen a su país
no es el maíz
no es el café
como se ve
es su trabajo
a veces bajo
limpiando baños
sufriendo daños
a su salud
sin juventud
ninguna ayuda
llevándoselo Judas
hoy es el 'hermano lejano'
que a su pueblo extiende la mano
es el gran vato
el gran guanaco
bien Agustín
todo catrín
you know what I mean?"

 

 

        La mara bailaba y yo feliz, Simón man, chévere, las chavas se acercaban a la Banda Mojarra a saludarnos, hacernos ojitos, pedirnos autógrafos, aquello era vida, nos trataban bien, nos admiraban, nos respetaban, bailaban, cantaban, se sabían de chaveta la pila del Vato Guanaco Loco, la mara del Estadio Cuscatlán en que nos presentamos días antes también se la sabía, y cantaba, bailaba, gritaba, armaba bonche, era feliz, empujaba, se pegaba, reía, armó gran desparpajo, un zafarrancho, hubo relajo entre las maras, llegó la chota, tuvimos que parar, que cancelar, pero aun en la calle cantaban la pila del Vato Guanaco Loco, igual que en San Miguel, en medio del calor cruel, todos cantaban, todos bailaban, todos gozaban, con la Banda Mojarra, recibida a lo grande por el éxito en los Yunaites, donde estuvimos en todas partes, en Nueva York, en Washington, en Los Ángeles, en Houston, en todas partes donde la mara salvatruca ha hecho casa, ha hecho masa, donde trabaja, y no se raja, y apoyan a la Banda Mojarra, banda de ellos, con su sabor, que canta su situación, su corazón, con gran amor, con gran ardor, para los cheros de San Miguel, para la mara de Usulután, La Unión, San Salvador, Santa Ana y Ahuachapán, de todas partes en que la mara se ha venido para los Yunaites, y ahora cantan y bailan la pila del...

"Vato Guanaco buso
que en los Yunaites se compuso
hoy habla inglés
dundo ya no es
reconocen su energía
su alegría
su buen humor
gran trabajador
hoy es turista en El Salvador
su pisto mantiene a TACA
cuando regresa trae hasta hamaca
queso y semita pacha
hasta tortillas
artesanías
'Pollo Campero'
cinchos de cuero
apoya la industria de su país
pues lleva su buen cuís
y se da el taco
de un gran guanaco
bien Agustín
todo catrín
you know what I mean?"

        La mara estaba encantada, y eso es lo que importaba, era la razón por qué cantábamos con corazón, Simón, todo había sido chévere, un viaje de primera, cachimbón, la Banda Mojarra había sido rotundo éxito, bien recibida, bien admirada, bien tratada, lástima que todo llega a su fin, como decía don Agustín, y mañana dejaremos todo esto, regresaremos al Norte, a la rutina de los Yunaites, a seguir cantando, a hacer la cacha, a conseguir los cuises para la pacha, volver a donde vivimos de paso, pero sin poder regresar donde nacimos, donde crecimos, porque ya nada es lo mismo, pero el rap de la vida sigue adelante, y el que se aflige se afloja, y es un tunante, el consuelo es que volveremos, cuándo y cómo no lo sabemos, pero mañana será otro día, vale sombrilla, mejor gocemos, mejor cantemos, con esta mara atrevida, llena de vida, que no se cansa de bailar, que no se cansa de gozar, con el rap del...

"Vato guanaco loco
que en el Norte se rompe el coco
echando riata como loco
que dejó su tierra
por la guerra perra
se vino a los Yunaites
volando caites,
a puro calcetín,
y ahora vive bien Agustín,
you know what I mean?
Vato guanaco pelado
en su tierra un desgraciado
un pelagatos,
un comesapos,
ahora maneja dólar
tiene las bolas
se da el gran taco
de gran guanaco
gran gastador
casas en San Salvador
vacas en San Miguel
todo de él
producto de echar el bofe
guardarlo todo en el cofre
ya no es un pelagatos
ahora es el gran vato
tiene mil primos
con muchos mimos
le piden dólar
pues tiene bolas
un gran señor
bien Agustín
todo catrín
you know what I mean?
Vato Guanaco Loco
su olor importa poco
pues son sus bolas
que por sí solas
sostienen a su país
no es el maíz
no es el café
como se ve
es su trabajo
a veces bajo
limpiando baños
sufriendo daños
a su salud
sin juventud
ninguna ayuda
llevándoselo Judas
hoy es el 'hermano lejano'
que a su pueblo extiende la mano
es el gran vato
el gran guanaco
bien Agustín
todo catrín
you know what I mean?
Vato Guanaco buso
que en los Yunaites se compuso
hoy habla inglés
dundo ya no es
reconocen su energía
su alegría
su buen humor
gran trabajador
hoy es turista en El Salvador
su pisto mantiene a TACA
cuando regresa trae hasta hamaca
queso y semita pacha
también tortillas
artesanías
'Pollo Campero'
cinchos de cuero
apoya la industria de su país
pues lleva su buen cuís
y se da el taco
de un gran guanaco
bien Agustín
todo catrín
you know what I mean?"

REPRODUCIDO CON LA AUTORIZACION DEL AUTOR.
DERECHOS RESERVADOS POR MARIO BENCASTRO 2003.

 
Tamen
 
Sigue>>>>>DAVID HERNÁNDEZ
Continúa.....PAOLA LORENZANA
RERGRESO POST GUERRA
BLOG CUSCATLÁN
CALLEJÓN
EN GUANACOLOR
MUSEO CIBERNÉTICO
CUSCATLÁN ÍNDICE