INMORTAL RAZA INCA

JOSÉ SANTOS CHOCANO
1867-1934

    Llevó una vida errante y turbulenta, como póstumamente se le puso de título a una de sus obras: Las Mil y Una Aventuras. Desde muy joven desempeñó funciones diplomáticas para su país que lo llevó a Centro América y España. Vivió en Madrid de 1905-1908, donde recibió la más alta acogida literaria.
        Hizo en Estados Unidos propaganda ideológica en favor de la Revolución Mexicana, pero simultáneamente prestaba servicios a un oscuro individuo: el dictador de Guatemala Estrada Cabrera. Apenas residió en Perú; pero allí, pomposamente, y según la moda de la época, se le coronó como poeta en 1922. Pero su vivir impetuoso marcó trágicamente los últimos años de su existencia; en 1925, disparó de muerte a una joven intelectual que lo confrontaba con ideologías políticas, y ésto le valió un año de cárcel... al salir de la prisión se fue a Chile y no regresó jamás a Perú.
 

TRÍPTICO CRIOLLO

I - EL CHARRO

Viste de seda: alhajas de gran tono;
pechera en que el encaje hace una ola,
y bajo el cinto, un mango de pistola,
que él aprieta entre el puño de su encono.

Piramidal sombrero, esbelto cono,
es distintivo en su figura sola,
que en el bridón de enjaezada cola
no cambiará su silla por un trono.

Siéntase a firme, el látigo chasquea;
restriega el bruto su chispeante callo,
y vigorosamente se pasea...

Dúdase al ver la olímpica figura
si es el triunfo de un hombre y su caballo
o si es la animación de una escultura.

 

II - EL LLANERO

En su tostada faz hay algo sombrío:
talvéz la sensación de lo lejano,
ya que ve dilatarse el océano
de la verdura al pie de su bohío.

Él encuadra al redor su sembradío
y acaricia la tierra con su mano.
Enfrena un potro en la mitad de un llano
o a nado se echa en la mitad de un río.

Él, con un golpe, desjarreta un toro;
entra con su machete en un boscaje
y en el amor con su cantar sonoro,

porque el amor de la mujer ingrata
brilla sobre su espíritu salvaje
como un iris sobre una catarata...

                   

III - EL GAUCHO

Es la Pampa hecha hombre; en un pedazo
de brava tierra sobre el sol tendida.
Ya a indómito corcel pone la brida,
ya lacea una res: él es el brazo.

Y al son de la guitarra, en el regazo
de su
"prenda", quejoso de la vida,
desenvuelve con voz adolorida
una canción como si fuera un lazo...

Cuadro es la Pampa en que el afán se encierra
del gaucho, erguido en actitud briosa,
sobre ese cansancio de la tierra;

porque el bostezo de la Pampa verde
es como una fatiga que reposa
o es como una esperanza que se pierde...

  

BLASÓN

Soy el cantor de América autóctono y salvaje;
mi lira tiene un alma, mi canto un ideal.
Mi verso no se mece colgado de un ramaje
con un vaivén pausado de hamaca tropical...

Cuando me siento Inca. le rindo vasallaje
al Sol, que me da el cetro de su poder real;
cuando me siento Hispano y evoco el Coloniaje,
parecen mis estrofas trompetas de cristal...

Mi fantasía viene de un abolengo moro:
los Andes son de plata, pero el León de oro;
y las dos astas fundo con épico fragor.

La sangre es española e incaico es el latido;
¡y de no ser poeta, quizás yo hubiese sido
un blanco aventurero o un indio emperador!

 
 
 
 
 

TROQUEL

No beberé en las linfas de las castalia fuente,
ni cruzaré los bosques floridos de El Parnaso
ni tras las nueve hermanas dirigiré mi paso:
pero al cantar mis himnos, levantaé mi frente.

Mi culto no es el culto de la pasada gente,
ni me es bastante el vuelo solemne del Pegaso:
los trópicos avivan la flama en que me abraso;
y en mis oídos suena la voz de un Continente.

Yo beberé en las aguas de caudalosos ríos;
y cruzaré otros bosques lozanos y bravíos;
yo buscaré a otra Musa que asombre al universo.

Yo de una rima frágil haré mi carabela;
me sentaré en la popa, desataré la vela;
y zarparé a las Indias, cómo un Colón del verso.

 

¡QUIÉN SABE!

Indio que asomas a la puerta
de esa tu rústica mansión:
¿para mi sed no tienes agua?
¿para mi frío cobertor?
¿parco maíz para mi hambre?
¿para mi sueño mal rincón?
¿breve quietud para mi andanza?
-¡Quién sabe, señor!

Indio que labras con fatiga
tierras que de otros dueños son:
¿ignoras tú que deben tuyas
ser, por tu sangre y tu sudor?
¿ignoras tú que audaz codicia,
siglos atrás te las quitó?
¿ignoras tú que eres el Amo?
-¡Quién sabe, señor!

Indio de frente taciturna
y de pupilas sin fulgor:
¿qué pensamiento es el que escondes
en tu enigmática expresión?
¿qué es lo que buscas en tu vida?
¿qué es lo que imploras a tu Dios?
qué es lo que sueña tu silencio?
-¡Quien sabe, señor!

¡Oh raza antigua y misteriosa
de impenetrable corazón,
y que sin gozar ves la alegría
y sin sufrir ves el dolor:
eres augusta como el Ande,
el Grande Océano y el Sol!
Ese tu gesto, que parece
como de vil resignación,
es de una sabia indiferencia
y de un orgullo sin rencor...

Corre en mis venas sangre tuya,
y, por tal sangre, si mi Dios
me interrogase que prefiero,
-cruz o laurel, espina o flor,
beso que apague mis suspiros
o hiel que colme mi canción-
responderíale dudando:
-¡Quién sabe, señor!

 
 
 
 

LOS VOLCANES

Cada volcán levanta su figura,
cual si de pronto, ante la faz del cielo,
suspendiesen el ángulo de un vuelo
dos dedos invisibles de la altura.

La cresta es blanca y como blanca pura:
la entraña hierve en inflamado anhelo;
y sobre el horno aquél contrasta el hielo,
cual sobre una pasión un alma dura.

Los volcanes son túmulos de piedra,
pero a sus pies los valles que florecen
fingen alfombra de irisada yedra;

y por eso, entre campos de colores,
al destacarse en el azúl, aparecen
cestas volcadas derramando flores.

 

anipink04_pulse_down.gifanigreen02_pulse_up.gifanipink04_pulse_down.gifanigreen02_pulse_up.gif

NOSTÁLGIA

Hace ya diez años
que recorro el mundo.
¡He vivido poco!
¡Me he cansado mucho!
Quién vive de prisa no vive de veras,
quién no echa raíces no puede dar frutos.
Ser río que recorre, ser nube que pasa,
sin dejar recuerdo, ni rastro ninguno,
es triste, y más triste para quién se siente
nube en lo elevado, río en lo profundo.
Quisiera ser árbol mejor que ser ave,
quisiera ser leño mejor que ser humo;
y al viaje que cansa
prefiero terruño;
la ciudad nativa con sus campanarios
arcaicos balcones, portales vetustos
y calles estrechas, como si las casas
tampoco quisieran separarse mucho...
Estoy en la orilla
de un sendero abrupto.
Miro la serpiente de la carretera
que en cada montaña da vueltas a un nudo;
y entonces comprendo que el camino es largo,
que el terreno es brusco,
que la cuesta es ardua,
que el paisaje es mustio...
¡Señor! ¡ya me canso de viajar! ¡Ya siento
nostalgia, ya ansío descansar muy junto
de los míos!... Todos rodearán mi asiento
para que les diga mis penas y mis triunfos;
y yo, a la manera del que recorriera
un álbum de cromos, contaré con gusto
las mil y una noches de mis aventuras
y acabaré en ésta frase de infortunio:
-¡He vivido poco!
-¡Me he cansado mucho!

anipink04_pulse_down.gifanigreen02_pulse_up.gifanigreen02_pulse_down.gifanipink04_pulse_down.gifanigreen02_pulse_up.gif

JOSÉ MARÍA EGUREN
1874-1942

        A diferencia de Santos Chocano, la vida de María Eguren fue más simple y fue menos conocido como poeta. Su precaria salud desde su infancia lo llevó a vivir muchos años en el campo, y el contacto con la naturaleza fue pivotal en el sentido de su poesía. Se trasladó a Barranco, una tranquila villa-balneario cerca de Lima, donde residiría en paz por más de treinta años. Por último y debido a la ruda situación económica familiar, se traslada a Lima donde fungió como bibliotecario del Ministerio de Educación.

 

MARCHA FÚNEBRE
DE UNA MARIONNETTE

Suena trompa del infante con aguda melodía...
La farándula ha llegado de la reina Fantasía;
y en las luces otoñales se levanta plañidera
la carroza delantera.
Pasan luego, a la sordina, peregrinos y lacayos
y con sus caparazones los acéfalos caballos;
va en azul melancolía
la muñeca. ¡No hagáis ruido!;
se diría, se diría
que la pobre se ha dormido.
Vienen túmidos y erguidos palaciegos borgoñones
y lo siguen arlequines con estrechos pantalones.
Ya monótoma en litera
va la reina de madera;
Y Paquita siente anhelo de reír y bailar,
flotó breve la cadencia de la murria y la añoranza;
suena el pífano campestre con los aires de la danza.
¡Pobre, pobre marionnette que la van a sepultar!
Con silente poesía
va un grotesco Rey de Hungría
y loo siguen los alanos;
así toda la jauría
con los viejos cortesanos.
Y en tristor a la distancia
vuelan goces dela infancia,
los amores incipientes, los que nunca han de durar,
¡Pobrecita la muñeca que la van a sepultar!
Melancólico un zorcico se prolonga en la mañana,
la penumbra se difunde por el monte y la llanura;
marionnette deliciosa va a llegar a la temprana
sepultura.
En la trocha aúlla el lobo
cuando gime el melodioso paro bobo.
Tembló el cuerno de la infancia con aguda melodía,
y la dicha tempranera a la tumba llega ahora
con funesta poesía
y Paquita danza y llora.

LA NIÑA DE LA LÁMPARA AZUL

En el pasadizo nebuloso
cual mágico sueño de Estambul,
su perfil presenta destelloso
la niña de la lámpara azul.

Ágil y risueña se insinúa,
y su llama seductora brilla,
tiembla en su cabello la garúa
de la playa de la maravilla.

Con voz infantil y melodiosa
en fresco aroma de abedul,
habla de una vida milagrosa
la niña de la lámpara azul.

Con cálidos ojos de dulzura
y besos de amor matutino,
me ofrecece la bella criatura
un mágico y celeste camino.

De encantación en un derroche,
hiende leda, vaporoso tul;
y me guía a travéz de la noche
la niña de la lámpara azul.

 

 

 

EL ANDARÍN DE LA NOCHE

El oscuro andarín de la noche
detiene el paso junto a la torre,
y al centinela
le anuncia roja, cercana guerra.

Le dice al viejo de la cabaña
que hay batidores en la sabana;
sordas linternas
en los juncales y oscuras sendas.

A las ciudades capitolinas
va el pregonero de la desdicha;
y en la tiniebla
del extramuro, tardo se aleja.

En la batalla cayó la torre;
siguieron ruinas, desolaciónes;
canes sombríos
buscan los muertos en los caminos.

Suenan los bombos y las trompetas
y las picotas y las cadenas;
y nadie ha visto, por el confín;
nadie recuerda
al andarín.

LA PENSATIVA

En los jardines otoñales,
bajo palmeras virginales,
miré pasar, muda y esquiva
la Pensativa.

La ví en azul de la mañana,
con su mirada lejana;
que en el misterio se perdía
de la borrosa celestía.

La ví en rosados barandales
donde lucía sus briales;
y su faz bella vespertina
era un pesar en la neblina...

Luego marchaba silenciosa
a la penumbra candorosa;
y un triste orgullo la encendía
¿qué pensaría?

¡Oh, su semblante nacarado
con la inocencia y el pecado!
¡oh, sus miradas peregrinas
de las llanuras mortecinas!

Era beldad hechizadora;
era el dolor que nunca llora;
¿sin la virtud y la ironía
que sentiría?

En la serena madrugada,
la ví volver apesarada,
rumbo al poniente, muda, esquiva
¡La Pensativa!

Tamen

Sigue>>>>>CUBA
Continúa..........GUATEMALA
POESÍA DEL SIGLO XX
MUSEO CIBERNÉTICO
AFICIONADOS HISPANOS
ENLACES
CUSCATLÁN ÍNDICE